Teéfono: 3015840530
sandracabas@gmail.com

Mentoring de Marca Personal, Consultoría de Imagen, protocolo y etiqueta corporativa

Cómo hacerme “bullying” a mí mismo

//Cómo hacerme “bullying” a mí mismo

Cómo hacerme “bullying” a mí mismo

El 95% de las personas sabotean las oportunidades de la vida, de forma inconsciente.

No es un secreto que cada persona proyecta en su exterior lo que es en realidad en su interior. Así, si nuestro aspecto es desaliñado, muy seguramente tenemos algún desorden en nuestros pensamientos o es difícil organizar nuestras ideas (esto no tiene nada que ver con nuestra capacidad académica o  inteligencia), y por consiguiente podemos tener dificultades para mantener buenas relaciones, por ejemplo, o sacar adelante proyectos en equipo. Pero, ¿en serio tiene que ver con nuestra apariencia? ¡Sí! y no porque seamos altos o gordos o feos o bonitos, sino por el empeño que le ponemos a mostrar lo mejor de nosotros porque sabemos que somos valiosos.

La coherencia entre nuestra personalidad, nuestra actitud y la forma como nos proyectamos al mundo es lo que en realidad nos aporta autoconfianza y fuerza para lograr nuestras metas.

Cuando deliberadamente escogemos vestirnos y proyectarnos para perder, nos saboteamos a nosotros mismos y es cuando no entendemos por qué no logramos vender bien nuestros productos, por qué no nos dieron la cita, por qué no nos ascendieron, por qué nuestros hijos se cambian de andén cuando caminamos con ellos por la calle…

Por eso tenga en cuanta que nos hacemos auto-bullying cuando:

  • Nos vemos desaliñados, desarreglados: ropa arrugada que no combina, muy grande, etc.
  • Nos vestimos demasiado “algo”: demasiado moderno, demasiado conservador, demasiada joyería, demasiado excéntrico.
  • Usamos ropa y accesorios con materiales de muy baja calidad o en mal estado.
  • Enviamos mensajes confusos con nuestra ropa: un vestido delgado con botas gruesas, un traje completo con mocasín de flecos,  etc.
  • Cuando a las 2:00 pm nos vestimos como si fueran las 8: 00 pm en una discoteca.
  • Cuando tenemos 45 años y nos vestimos como de 20, o al contrario.
  • Cuando nos vestimos siempre aburridos y uniformes.
  • Cuando acentuamos nuestros defectos con la ropa y minimizamos nuestras cualidades.

¿Te haces auto-bullyng?

By |2018-10-01T20:41:52+00:00junio 29th, 2018|La imagen del éxito|0 Comments

About the Author: